Ayer, el 23 de octubre de 2019, se llevó a cabo en la sede de la UNESCO en París, la inauguración oficial y la entrega de la obra de la artista plástica uruguaya Margarita Saad «Mil aves mensajeras  de la paz», que ha pasado a formar parte del patrimonio artístico permanente de la Organización. La Jefa de Misión, Embajada Alejandra De Bellis, hizo entrega de la obra a la señora Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, quien en su intervención anunció su primera visita a Uruguay prevista para diciembre de 2019.

«Mil aves mensajeras de la paz» fue expuesta inicialmente, en mayo de 2018, por iniciativa de la Delegación Permanente de Uruguay ante la UNESCO, en el marco de la Semana de América Latina y el Caribe de la UNESCO 2018, que tuvo por lema "Mujeres por siempre". Para la ocasión, la artista Margarita Saad realizó una profunda reflexión sobre la igualdad de género, la diversidad cultural, la diversidad de lenguas, el diálogo de culturas, los procesos migratorios y la cultura de paz. Se trata de temas y valores que Uruguay defiende en su trabajo en la UNESCO y que se encuentran en el corazón del mandato de la Organización.

Ante la excelente receptividad del público, se decidió proponer la obra para donación a la UNESCO. En sentido, la obra fue sometida a la consideración y posterior recomendación del Comité Consultivo para las obras de arte de la UNESCO integrado por expertos e historiadores del arte. Su instalación ha sido realizada en el Foyer de la sala del Consejo Ejecutivo de la UNESCO.

La obra

En su instalación «Mil aves mensajeras de la paz», Margarita Saad combina tres temas: la  mujer, la libertad y la paz. Para subrayar lo femenino, recurrió a las aves, que también representan, en nuestro imaginario, la libertad y la paz. La obra es, al mismo tiempo, experimental y multicultural. Las formas y las direcciones que toman las aves son múltiples, lo que corresponde a la diversidad y a la libertad. Pero, por su propio movimiento, tienden a encontrarse. El espacio en que se mueven es, así, el lugar de un encuentro. Cada ave es diferente de las demás y en todas aparecen diversas escrituras.

Con el movimiento migratorio, el trabajo de la artista combina plenos y blancos, signos y trazos. La libertad de las aves llega también hasta el espectador: la polisemia de la instalación abre su espacio a todas las miradas, a todas las interpretaciones. El trabajo de Margarita Saad se inscribe, pues, plenamente, en nuestra modernidad, que se caracteriza por la multiplicidad de los signos, particularmente en las culturas urbanas. Pero la artista no descuida, por ello, a la naturaleza, de la que las aves forman parte, ni a las formas que ésta le propone.

«Mil aves mensajeras de la paz» surge de una experimentación gráfica y plástica, basada en la utilización de signos múltiples pertenecientes a muy diversas civilizaciones. Se inscribe, por lo tanto, en un movimiento  manifiestamente universalista. Así es como estas aves se convierten en mensajeras de la paz.

aves de papel en pared

La artista

Margarita Saad, nacida en Uruguay, vive y trabaja en París. Tras haber obtenido una licenciatura en Cine por la Sorbona, decidió dedicarse a las artes plásticas. Su vida se desarrolla entre varias lenguas, diversos alfabetos y culturas. Se nutre de esa diversidad, tanto en sus cuadros como en sus instalaciones y esculturas. Ha explorado, particularmente, las posibilidades que le ofrece el papel como soporte de su trabajo. Ha expuesto en numerosas galerías e instituciones culturales en Uruguay, Francia, China, Formosa, España, Dinamarca y Gran Bretaña.

 

 

Jueves 24 de Octubre de 2019
Ministerio de Educación y Cultura